Estimados clientes, les informamos que estaremos de vacaciones del 24 de diciembre al 3 de enero. Pedimos disculpas por los inconvenientes
Volver

Más allá de los modelos de color: tonalidades especiales para expandir las fronteras creativas de los diseñadores

Los modelos de color permiten “estandarizar” las tonalidades entre todos los diseñadores e impresores y comunicarnos de forma sencilla con un mismo lenguaje. En el post anterior viajábamos por las diferencias entre RGB, CMYK, CIELAB y HLS, mediante un repaso por sus principales características y el análisis de sus aplicaciones, pero las fronteras de la creación en ocasiones van mucho más allá. 

Hay empresas que han querido proponer sus propios colores para generar nuevas opciones creativas de las que disponen los diseñadores y han elaborado sus catálogos de tonalidades con un rango diferente de matices y acabados. De hecho, estos tonos se consiguen con el uso de sus propias tintas. ¿Qué tienen por ofrecer a los profesionales del diseño gráfico cada una de ellas? 

Pantone: una institución que marca tendencia

La primera de las alternativas a los principales modelos la propone Pantone, que describe su objetivo de la siguiente manera: proporcionar “un lenguaje universal que permite la toma de decisiones críticas sobre color para marcas y fabricantes”. La firma de referencia, fundada en 1962, ofrece catálogos con una selección propia de tonalidades que se pueden obtener a partir de tintas predeterminadas e identificadas en el documento. Estos “ingredientes” los proporciona la propia empresa para lograr el resultado exacto. De este modo, genera una paleta propia ampliando los colores básicos ampliamente extendidos. 

Para identificar cada tonalidad utiliza una numeración y unas siglas que hacen referencia al material de aplicación, una codificación que permite conseguir la recreación lo más exacta posible de cada color en diferentes superficies habituales del mercado. Estas categorías se estructuran de la siguiente manera: acabado mate (M), papel estucado (C y CP, de “Coated”), papel estucado en base al estándar europeo (EC, de “Euro Coated”), papel no estucado (U y UP, de “Uncoated”), tejidos (TC y TCX, de “Textil Color eXtended”), papel con acabado tela (TPX, de “Textil Paper eXtended”), plásticos opacos (Q, de “opaQue”) y plásticos transparentes (T, de “Transparent”). 

Con el paso del tiempo y la relevancia adquirida, Pantone se ha constituido como toda una institución del color. Cada año desde el 2000 establece el tono de tendencia para los doce meses siguientes, así como las combinaciones adecuadas, aportando ideas a los creativos. Incluso se ha adentrado en ámbitos que se escapan de las artes gráficas: la influencia de la firma llega a la moda, la decoración para el hogar y textiles, la arquitectura e interiorismo, los accesorios o el diseño web.

Si las opciones que generan los modelos de color son prácticamente infinitas, “estandariza” nuevas variaciones. De hecho, ya supera los 1.867 colores patentados tan solo para impresión gráfica. 

HKS: fabricantes alemanes como la alternativa del color

Si nos trasladamos a Alemania encontramos otro de los organismos mundialmente reconocidos que han impulsado su propia carta de tonalidades, y que está creado a partir de la unión de tres fabricantes de color de este país: Hostmann-Steinberg Druckfarben, Kast & Ehinger Druckfarben y H. Schmincke & Co. De esta sinergia nace HKS, abreviatura de los tres nombres. 

Del mismo modo que ocurre con Pantone, los tonos “estandarizados” por esta marca pueden ser usados en todo tipo de publicaciones impresas para reproducirlos en los proyectos impulsados por diseñadores de todo el planeta. De hecho, HKS ofrece más variaciones de color, pese a que es menos conocida a nivel internacional. Las paletas de ambas instituciones tienen en común que cuentan con algunas tonalidades concretas entre sus páginas que no pueden ser recreadas con el sistema CMYK. 

El catálogo de HKS se compone de 120 colores planos y 3.520 tonalidades específicas para papeles con y sin recubrimiento, por lo que también consigue acabados diferenciados según las características del soporte sobre el que se utilizan. Este sistema de origen alemán se basa en la ISO 12647:2 y los estándares fijados por FOGRA, por lo que se garantiza que se pueden imprimir sin problemas en offset y con las tecnologías de impresión digitales. 

HKS también tiene disponibles diversas guías en función del tipo de material sobre el que se imprime: HKS K para papel estucado, HKS N para el natural, HKS Z para periódico y HKS E centrado en papel continuo. Cada uno de los colores está correctamente identificado con la letra correspondiente según el catálogo y una cifra, convirtiendo el sistema en muy claro y sencillo.